Hecho en Francia

Hecho en Francia

En estos tiempos del made in China, o peor aún, made in Vietnam o made in Bangladesh y tantos a los que por desgracia se ha acostumbrado el personal, ver que países como Francia ponen en pie un Salón que reúne a empresas que apuestan por fabricar en su suelo patrio, resulta más que gratificante. Son compañías de todos los campos, desde el automóvil hasta los cepillos de dientes, pasando por las prendas y los complementos, la alimentación, la innovación… Casi medio centenar en total. Y todo esto acompañado de una serie de conferencias de primer nivel sobre el asunto.

MIF Expo, que es como se llama, abreviatura de Made in France, se celebra desde hace 7 ediciones y está reuniendo estos días a más de cincuenta mil visitantes, que se informan de las marcas y propuestas, adquiriendo in situ aquello que más les interesa. No olvidemos que, según un estudio, 77% de los galos preferiría pagar más por adquirir francés.

Ojalá España tomara buena nota, tan presumida ella con su Marca España, y pusiera en pie un certamen que reuniera lo mejor del país, que haberlo hay, y mucho. Primero, que consuman los de casa, antes de pregonar al mundo lo ibérico. Si hay quienes creen que es poco lo fabricado en el país de Lorca, que echen una ojeada al libro Made in Spain (Electa), de Juli Capella, y se quedarán atónitos.

El evento parisino ha tenido lugar el fin de semana en el que se ha celebrado el centenario del Armisticio, cien años del fin de la Primera Guerra Mundial, lo que ha aprovechado el Gobierno Macron para reunir a los principales líderes políticos del mundo. Que los europeos, conscientes y orgullosos de pertenecer al Viejo Continente, el de las contradicciones, pero también las ideas y la creación, hagamos el mejor homenaje que podemos hacer a nuestras empresas; es decir, consumamos lo nuestro, siempre que sea de calidad. Francia toma la delantera con el Salón MIF que, por cierto, finaliza hoy lunes a las 19h.