¡Vivan los clásicos!

¡Vivan los clásicos!

Cada año acudo con gran interés a Retromobile, el salón de automóviles clásicos que tiene lugar en París. El stand que visito en primer lugar es el de Artcurial, la gran casa de subastas gala, que este año sacaba a la venta excepcionales coches -algo muy normal en ellos, porque afortunadamente lo mediocre no les va-, como por ejemplo el Lamborghini LP400 Countach Periscopio de la fotografía, que tiene la misma edad que yo, aunque aparenta menos, por la modernidad de su diseño y el modo en como se abren sus puertas. Salió a subasta entre 900.000 y un millón cien mil euros. Para precios mucho más altos, el Alfa Romeo 8C 2900 B, que superó los catorce millones (14,6 para ser exactos).

Admirar semejantes joyas es un placer para los sentidos. Si aún no fueron, y tienen la posibilidad, no dejen de visitar el salón (hasta hoy domingo, 10 de febrero). Si no, siempre podrán deleitarse con las fotografías que circulan vía Internet o en el website de la feria, pulsando aquí.