100% hedonista

100% hedonista

Recoge el diccionario de la RAE que hedonista es aquel “partidario del hedonismo”; es decir, “lo que procura el placer”. Estamos ante un término que hay quien asocia con holgazanes, superficiales, con gentes que pasan por la vida aprovechándose de las ventajas de otros… En fin, nada que ver con su significado.

Hedonista es disfrutar de esas pequeñas como grandes maravillas que nos regala la vida; es ayudar a los demás, compartir con ellos lo bueno y lo no tan bueno; es escuchar, deleitarse con una linda sinfonía, como con un vino con más años que nosotros; abrazar a una persona, besarla, como si fuera la primera y última vez…, porque todo ello da placer al espíritu y a los sentidos. Es detener el reloj de la prisa y simplemente pararse a observar. ¡Cuánta maravilla por descubrir y cuánta en la que profundizar!

Me declaro 100% hedonista y desde esta semana vuelvo a una casa que siempre sentí parte de mí, El Hedonista. Aquella cuyos cimientos pusiera (y mantiene) el valiente y sibarita Miguel de Santos. Allí me dio cobijo, primero con Cherchez la femme, y más tarde con Autodiálogos, un guiño al libro de Memorias de quien fuera mi abuelo, Elías Amézaga, que las escribiera en forma de conversación. Regreso entusiasmado, porque es hogar y altavoz de inmensas minorías, de calidad y slow life, hoy dos de mis grandes referentes tanto vitales como profesionales.

Y porque os imagino hedonistas, os invito a seguir lo que se hace en esa casa repleta de mujeres y hombres, de personas, en la misma sintonía, pulsando aquí.