Más chocolate

Más chocolate

Un producto rey a la hora del postre por estas fechas será el chocolate. Los más pequeños lo querrán cuanto más dulce, mejor. No es rara esa costumbre. A todos nos ocurrió de niños. Luego, con los años, en ese ir afinando el paladar, nos dirigimos más hacia el chocolate negro, de 70 a 85% de cacao…

Nuevamente, de entre las novedades que llegan al mercado, me seducen especialmente las de La Maison du Chocolat parisina, cuyo chef Nicolas Cloiseau opera como si de un mago se tratara. Su colección para estas Navidades llega en cajas con bellas ilustraciones de Victoria Roussel (de 20 a 63 chocolates), de sabores variados, y que el propio cliente elige. Hace un par de semanas visité una de sus tiendas, acompañado de mis sobrinas, y nos propusieron probar el chocolate que quisiéramos. Antes de la degustación, nos ofrecieron un vaso de agua a cada uno, para limpiar de algún modo el paladar y disfrutar de todos los matices del chocolate que habíamos elegimos. Una experiencia que sin duda guardarán las pequeñas en su memoria, y que juega en pro de ese afinar el paladar.

En cuanto a otras casas chocolateras, subrayaría los exquisitos bombones de Saunion, nombre histórico de Burdeos –data de 1893–, el 70 aniversario de Michel Cluizel, que viene acompañado, cómo no, de mucho chocolate, así como sin duda las tartas navideñas, conocidas con el nombre de bûches en Francia. Subrayo las del Café Pouchkine parisino, y en concreto la que tiene forma de varios puros juntos (Cigarette Russe la llaman), y que ilustra este post, así como las de La Grande Épicerie de Le Bon Marché, el equivalente al Club Gourmet de El Corte Inglés, pero que va aún más allá, con formas de hasta pinos!