La cara oculta de la moda

La cara oculta de la moda

Quien está familiarizado con el mundo de los desfiles de moda sabe que backstage son las bambalinas, todo lo que está detrás de un desfile, donde se peina, maquilla y viste a las modelos, se dan los últimos retoques, ajustes…; fuera de los brillos, de esa magia que destila la moda.

Hoy no me quiero centrar en ello, sino en el que para muchos es el verdadero backstage, el de la precariedad, porque aunque no se lo crean, un gran número de quienes trabajan en la industria de la moda, una de las más ricas del mundo, viven fuera de todo glamour, en espacios minúsculos, comiendo mal y trabajando gratis o cuasi-gratis, con la pretensión de “acumular capital simbólico con el fin de aumentar su valor en el mercado laboral”.

Es la pasión lo que les empuja a ejercer esa profesión, el sentirse en otro universo, soñado e inalcanzable para la mayoría de los mortales. París es la ciudad más competitiva y la que paga menos, mientras que Madrid, curiosamente, más. La ideal, Nueva York. Muchos lo saben y se aprovechan de ello, hasta en el terreno llamado “de lujo”. De esto y de mucho más me entero, aunque ya sabía parte de la historia, leyendo Le plus beau métier du monde (El oficio más bello del mundo), publicado en Éditions La Découverte, por Giulia Mensitieri, donde se nos relatan vidas “a caballo entre el lujo y la precariedad”, como dice la autora.

Y es que el poder de la moda es tal “hasta en los poblados de Nairobi”, donde sus habitantes “no tienen agua ni electricidad pero calzan unas Nike”. Casi trescientas páginas que no tienen desperdicio y que, por el momento, solo se pueden leer en francés.

Señalaré, por experiencia propia, que trabajar en el mundo de la moda aporta durante un tiempo, pero luego se vuelve repetitivo, aunque cambien los temas, las producciones, las personas que nos rodean… Siempre es el mismo esquema y nada de salirse del tiesto, por mucho que la gente se tutee desde el primer momento y bese con aparente afecto. ¡Qué liberación cuando he ido tomando distancia de ese universo!